Entre amplias zonas abiertas y encinares

Entre amplias zonas abiertas y encinares

Itinerario entre Ventas de San Julián – Arroyo de Encinas Altas Cañada Real Leonsa Occidental

Desde la localidad de Las Ventas de San Julián, tomamos la carretera que conduce a La Calzada de Oropesa, que discurre en dirección sur. Se recomienda hacer el itinerario andando, siempre por la izquierda de la calzada, lo más alejado posible de la zona asfaltada, por razones de seguridad.

El inicio de la ruta atraviesa amplias extensiones casi sin árboles, pero si vamos pendientes no será difícil localizar en el cielo la silueta de las grandes rapaces. Apenas iniciada la ruta, atraviesa de izquierda a derecha la Cañada de San Marcos, también conocido como camino Real de Gallegos, que viene de La Corchuela, vías pecuarias que siguen siendo utilizadas hoy en día para el trasiego de ganados trashumantes. Pronto pasamos bajo una línea eléctrica de alta tensión (km 0,8) en cuyas torretas se sitúan un buen número de nidos de cigüeña blanca. A la izquierda, en el paraje conocido como El Ejido, se ha instalado un huerto solar y junto al él, una pequeña laguna estacional que es visitada por un buen número de especies como grullas en invierno, ánades o garzas.

 A partir de aquí, poco a poco nos internamos en la dehesa, cuyos pastos son aprovechados por ganado vacuno y ovino. Junto a la carretera, no es difícil que durante el otoño e invierno aparezcan zonas encharcadas, siendo lugares ideales para ver avefrías, pequeños limícolas o incluso garzas. Tras una larga recta, la carretera traza una curva a la derecha (km 1,9) mientras las dehesas se espesan y nos vamos internando en una de las zonas más interesantes de la ruta que nos sitúa poco más adelante junto a la Dehesa del Chorro y el puente sobre el arroyo de las Encinas Altas (km 2,2). Se trata de un lugar ideal para bajar al arroyo (podemos hacerlo retirando una alambrada situada a la izquierda, entre dos grandes piedras verticales y volviendo a cerrarla). El cauce es realmente bonito, rodeado de fresnos y encinas de buen porte y donde tampoco faltan las retamas, los tomillos y las esparragueras. El puente, de bella factura, es una construcción a base de piedra y ladrillo. La dehesa en esta zona está bien conservada y sus pastos son aprovechados por la cabaña ganadera, sobre todo de vacuno.

Siguiendo el itinerario de la carretera, salimos del entorno adehesado de forma brusca para internarnos otra vez (km 2,8) en una zona ampliamente deforestada, pero donde podemos ver desde milanos o ratoneros hasta aguiluchos y el propio elanio azul, que es residente durante todo el año en las dehesas del entorno y que incansable busca ratoncillos, tan perniciosos para los cultivos.

Durante la última parte de la ruta, podremos seguir disfrutando del encinar. Estamos en una zona catalogada como LIC Sierra de San Vicente y Embalses del Tiétar y Alberche y ZEPA Valle del Tiétar y Embalses de Rosarito y Navalcán, desde donde podemos observar buena parte de las rapaces que habitan nuestro país, incluyendo los buitres negro y leonado, grandes y pequeñas águilas, garzas que acuden a las charcas y lagunas y una gran variedad de pequeños pájaros.

Justo donde se sitúa el Km. 8 (desde Calzada de Oropesa) finaliza nuestra ruta (km 3,8) en la confluencia con la Cañada Real Leonesa Occidental, que constatamos con los carteles que nos salen al paso, indicativos de la misma.