Iglesia parroquial de San Bernardino

Iglesia parroquial de San Bernardino

La iglesia parroquial de San Bernardino, fue construida hacia el año 1541, es un templo de una sola nave, compuesto por dos cuerpos, separados por un arco toral, con ábside plano y coro a los pies. Cubre la nave un artesonado plano de gran calidad. Ábside cubierto por bóveda de crucería de piedra. El presbiterio, al que se accede por un arco de medio punto, está cubierto por una bóveda de piedra de sillería, de estilo gótico y sencilla nervatura. Presenta coro de madera y un pórtico al sur, de sillería, de estilo neoclásico.

El convento Franciscano se ubica junto al palacio de los Marqueses de Velada; fue fundado en 1572 por doña Juana de Toledo. Se trata de un edifico de planta rectangular, precedido por un atrio o corral cerrado, compuesto por varias dependencias o estancias: la Iglesia y Convento, propiamente dicho, están realizados con fábrica de mampostería y ladrillo; y parte de los servicios del convento (comedores, etc.), con fábrica de sillería y ladrillo.

A los pies de la iglesia y comunicado por una puerta bajo el coro, está el convento, centrado por un reducido pero interesante claustro de dos plantas adinteladas con sillería. Destaca la portada principal, adintelada entre semicolumnas, con el segundo cuerpo revestido de azulejos representando a San Antonio de Padua, fechado en 1715. Otro azulejo circular recuerda a D. Andrés Arango. Hay otro más pequeño con el escudo de la orden, y rematando el conjunto, una columna dórica estriada, exenta.