Ermitas

Ermitas

Varias son las ermitas que se ubican dentro y fuera del casco urbano, entre las que podemos mencionar: la ermita de Nuestra Señora de Gracia se sitúa al noreste del casco urbano, siguiendo un camino que parte junto a la carretera, próximo al final de la calle del Convento. Edificio compuesto por de tres naves, separadas entre sí por grandes arcos de medio punto de ladrillo, apoyados en columnas de piedra y una ménsula de piedra al frente. La nave central presenta cubierta plana, mientras que las laterales están inclinadas. Arco de medio punto en la portada principal, que esta cobijada por un pequeño pórtico sustentado por dos columnas. Destacar los paneles de azulejería talaverana del siglo XVII que decoran sus paredes.

La ermita de Santa Ana, de época moderna, es un edificio de planta rectangular, de fábrica de mampostería y sillería esquinera, de una sola nave cubierta por artesonado a cuatro aguas. Presenta un presbiterio cuadrado al que se accede por un arco triunfal de medio punto adovelado. La portada principal, adintelada, si sitúa en el lado Oeste del edificio Por último, la ermita de San Andrés, de carácter rural, se sitúa en el sector norte del término municipal, dentro del conjunto de la Aldea de Arango. Se trata de un edificio de planta rectangular, de pequeñas dimensiones, de una sola nave, realizado con fábrica de mampostería enlucida y encalada, con esquinas de sillería rematadas por pináculos, cubierta a dos aguas de teja curva y acceso principal adintelado y cubierto por un pequeño alero o tejadillo.