Ruta del Molino de los Capitanes y Molino Nuevo

Ruta del Molino de los Capitanes y Molino Nuevo

Desde el mismo punto de inicio de la ruta anterior, ahora el cementerio le dejamos a la izquierda, siguiendo el indicador de flecha que nos señala el nuevo trayecto, vamos transitando dirección sur. Rechazamos el camino que sale por la izquierda (km 0,6) para seguir recto. El camino de la Mina o del Regato es ancho y empedrado, delimitado por muros de piedra. Olivares, almendros e higueras van dando paso a praderas donde aparecen algunas construcciones tradicionales como labranzas y algún pozo con pilas. Por nuestra izquierda (km 0,9) discurre el arroyo de la Charca del Pueblo, repleto de zarzas en algunos tramos, donde lavanderas, zorzales, ruiseñores y petirrojos son algunas especies de aves que podemos oir o ver entre su espesura. Debemos seguir el camino siempre junto al arroyo, desechando las demás opciones. Llegando a una zona con puertas y vallas metálicas donde se maneja ganado (km 2,0) el camino, que desde hace un buen tramo se había convertido en transitable con vehículo, es ahora una senda que se dirige definitivamente hacia los molinos. Tras abrir una puerta metálica para controlar el ganado (no olvidar de volver a cerrarla), la senda desciende entre berrocales de granito, retamares y pequeñas encinas, las hozaduras del jabalí se hacen patente en los lodazales del arroyo.

Desde la Casilla de Piejachica (km 2,5), se intuye la presencia del río Tajo abajo, en el valle, esta construcción está bien conservada y se dedica a guardar algún ganado. Bajo la casa hay restos de un pequeño molino y una bonita cascada que origina el arroyo en época de lluvia, poco antes de desembocar en el gran río.

Los carteles indicativos situados junto a la casa nos proponen dos rutas. Por la izquierda, la senda baja hasta el molino de los Capitanes (km 2,8), es un opc or lo que hay que transitar c La senda de la derecha, m esible pero más tortuos os dirige hacia el molino Nuevo (km 3,3). A mitad de camino, también te nemos la opción de vi sitar el molino de los C a p i t a n e s sin tener que regresar a la Casilla de Pie jachica.

A m b mplejos hidráulicos son espléndidos, como el de los Rebollos, cada uno con su personalidad. El entorno natural con el Tajo como protagonista, también se repite con su esplendor y belleza. Montes agrestes con espectaculares cortados rocosos, un mundo vertical donde se desarrolla una interesante vegetación mediterránea destacando encinas, retamas y acebuches, y pequeñas y llamativas flores como los narcisos blancos. La esparraguera de cambronera es especialmente abundante y la mayor parte del año produce los populares y ricos espárragos. El entorno nos invita a disfrutar del silencio, sólo roto por el discurrir del gran río al pasar junto a los molinos o por algunas aves como grajillas, mirlos y roqueros que habitan estas fragosas tierras, o a descubrir por las orillas a la escurridiza nutria en una de sus jornadas de caza.

De nuevo, el camino de regreso se realiza por el mismo itinerario.