Ruta por el Berrocal hasta la Cañada Real y el valle del Guadyerbas

Ruta por el Berrocal hasta la Cañada Real y el valle del Guadyerbas

Paisajes excepcionales de bosque y matorral mediterráneos y contacto con la Cañada Real Leonesa Oriental

La ruta comienza en el casco urbano, al inicio de la C/ Carretera de Montesclaros, tomamos dirección a este pueblo. Dejamos este tramo asfaltado para desviarnos a la derecha por el camino de la Berenjena (km 1,7). Pasamos junto al Observatorio Astronómico de Segurilla, lugar de visita obligada para los amantes de esta fascinante ciencia. En este entorno abundan las parcelas delimitadas por paredes de piedra, algo que nos acompañará durante todo el recorrido; el monte mediterráneo acoge ganado extensivo.

Estamos en plena Sierra del Berrocal.

Durante todo el recorrido encontraremos especies de aves muy comunes como los rabilargos, un hermoso córvido muy gregario y probablemente aves rapaces de pequeño o mediano tamaño que rastrean el territorio desde el cielo, como cernícalos, milanos, busardos ratoneros o aguilillas calzadas. También es lugar de campeo de los buitres leonados que se desplazan desde la cercana Sierra de Gredos o del gran buitre negro; ambos encuentran en estas vastas extensiones de bosque mediterráneo con ganadería extensiva un hábitat idóneo.

El camino desciende hacia el valle del Guadyerbas con la sierra de Gredos como telón de fondo; hay una curva muy pronunciada (km 3,3) a la izquierda, hay que dejar este camino y tomar otro a la derecha que baja recto hasta el arroyo Marrupejo (km 4,0) para superarle por un pequeño puente de cemento arropado por un excepcional ejemplar de sauce. Hay viñas y alguna construcción tradicional de bonita factura.

Pronto el camino asciende entre encinas y algún alcornoque disperso. Algunos tramos son verdaderamente empinados, fáciles de andar pero algo complicados para bici de montaña. Cuando prácticamente se corona la cuesta observamos un hermoso ejemplar de alcornoque que aparece cerca del camino, a nuestra izquierda. El camino comienza a descender (km 5,0) hasta la Cañada Real y el valle del río Guadyerbas (desde aquí también hay vistas espectaculares) para empalmar con un camino (km 5,9) que viene desde la carretera de Montesclaros. Se sigue hacia la derecha y pronto se pasa un tentadero en plena ?nca con reses bravas. Aparecen algunos viñedos entre suelo arenoso y un secadero de tabaco bien conservado a la derecha. Hay una bifurcación (km 6,4) y se coge el camino recto, desechando el de nuestra derecha, para conectar con la Cañada Real Leonesa Oriental (km 7,0) durante un corto tramo, histórico camino trashumante, hoy convertido en importante vía de comunicación al servicio de nuestro patrimonio natural. Se sigue por ésta hacia la derecha, dirección sierra de San Vicente. Entre el encinar de nuestra izquierda destaca una encina de considerables dimensiones, pero para percibir sus verdadero tamaño hay que situarse debajo de ella. Más adelante se pasa una explotación porcina y más allá se puede parar a descansar en la restaurada fuente de la Parrilla, en plena cañada, rodeada de prados. Esta fuente está en término municipal de Cervera de los Montes.

Unos metros más adelante (km 8,0) se deja la cañada para tomar el camino de San Benito (camino de Buenaventura en el mapa) a la derecha, ya de regreso a Segurilla. A partir de ahora y hasta llegar al pueblo se transita por un tramo de la Senda Viriato (GR 63), que recorre la cercana sierra de San Vicente y su entorno.

El inicio de este camino es terreno llano, tierra de viñas, higueras, donde antaño se cultivaba; pero pronto el camino se empina cuando empieza el monte, a veces muy cerrado, la Sierra del Berrocal. Detrás se deja el valle del Guadyerbas y la cuesta sigue pronunciándose. Se corona la cuesta (km 9,4) y desciende ahora hasta el arroyo Marrupejo, que ya cruzamos anteriormente aguas abajo. En este trayecto hay bonitas labranzas (como la de Los Colmenares) y pozos de piedra. El lugar es conocido como valle de Cantosblancos. Pronto se llega al Marrupejo (km 10,4).

Ruta alternativa: Si se sigue aguas abajo (hacia nuestra derecha), y sin dejar la ribera del arroyo Marrupejo (hay que cruzarle y abrir dos puertas en vallados) se llega, transcurrido 1 km aprox., a un paraje muy agradable situado en la orilla izquierda del arroyo donde aparece un grupo de encinas singulares por su buen tamaño y junto a éstas, muros derruidos de antiguos bancales donde cultivaban los lugareños adaptándose a la pendiente del terreno.

De nuevo en el punto anterior (km 10,4), ahora el camino está asfaltado y tiene una buena pendiente hacia arriba, sigue el encinar y el retamar. Más allá de coronar la cuesta (km 11,5) en paisaje está más humanizado: paredes de piedra separan ganado y cultivos, aparecen algunos alcornoques de buen tamaño. Una pequeño búho muy común en este hábitat es el mochuelo común, a quién será fácil ver u oir su característico reclamo.

Se llega a una bonita cruz de piedra, la Cruz de los Llanos (km 12,9), en ada de caminos, en frente hay un cular alcornoque dañado por las mencias del tiempo y con nome propio: “alcornoque de Tío Macario”. Más adelante aparecen parcelas con vides e higueras ya cerca de la población. Junto a las primeras casas se sitúa la fuente del Caño, con gran abrevadero (y donde antiguamente se tiraban a los mozos que querían relacionarse con las segurillanas).

Se llega a la ermita de La Soledad en la entrada de la población (km nal de la ruta)