Ermita de la Soledad

Ermita de la Soledad

Ubicada al norte del casco urbano se encuentra la ermita de la Soledad, construida en el siglo XVII, es un edificio de planta cuadrangular, de muros de mampostería concertada bien acabada, cubierta a cuatro aguas y pórtico de entrada hacia el sur, cuya cubierta se sostiene con seis pequeñas columnas, distribuidas en dos grupos, flanqueando la entrada. En su interior conserva un altar revestido de azulejería talaverana.