Por los riberos del Tajo y el entorno de la presa de Azután

Por los riberos del Tajo y el entorno de la presa de Azután

Un bello recorrido para conocer los yacimientos arqueológicos y el  entorno natural del río Tajo

 

La ruta comienza en la carretera CM-4101, en el desvío de señalización hacia la izquierda que se dirige a la población de El Bercial situado nada más pasar el km 27 dirección Calera y Chozas–Alcolea. Se trata de una población Entidad Local Menor perteneciente a la población de Alcolea de Tajo.

Nos encontramos en una bonita carretera local flanqueada por árboles en la mayor parte de su recorrido que, atravesando amplios campos de labor y parcelas con aprovechamiento agropecuario, nos conduce a la localidad de colonización de El Bercial (km 4,5). Accedemos por la calle El Chamorral, llegando a la plaza donde se sitúa la Iglesia y giramos a la izquierda, por la Avda. de San Rafael. En un corto y a la vez bello recorrido, accedemos a las inmediaciones de la presa de Azután en el río Tajo (km 7,1). El itinerario que traemos discurre por parcelas y zonas de cultivo, escenario de los vuelos de no pocas especies que, incansables, buscan alimento, caso de garcillas bueyeras, gaviotas reidoras, milanos, ratoneros, elanios azules o comunes; o descansan plácidamente, como las cigüeñas blancas.

Un poco antes de llegar a la presa, a la izquierda, se sitúa el paraje conocido como Puente Pino, lugar de gran importancia pues en el año 2000 se localizó allí un yacimiento prehistórico de útiles líticos del periodo Achelense, de cerca de 350.000 años de antigüedad, yacimiento de referencia en los estudios e investigaciones sobre los grupos humanos durante el Pleistoceno en la cuenca media del río Tajo. El espacio donde se encuentra es un agradable pinar de repoblación en parte acondicionado para el esparcimiento, con interesantes especies de flora como pino carrasco, jara blanca, esparto, abetos, acebuche y donde tampoco faltan las esparragueras y las especies de fauna asociadas.

Desde aquí, seguimos unos metros más hasta llegar al aparcamiento junto a la presa, donde podemos disfrutar del espectacular paisaje de los Riberos y los montes cubiertos de vegetación mediterránea de la comarca de la Jara, parte de ellos incluidos en el LIC y la ZEPA Ríos de la Margen Izquierda y Berrocales del Tajo. Desde este punto sale un carreterín que nos conduce al Cerro de la Mesa (km 7,3) lugar donde se asienta el yacimiento homónimo de época vetona con una cronología en torno a la segunda Edad del Hierro, siglos VII al I a. C., en un entorno muy valioso de monte mediterráneo. Volviendo sobre nuestros pasos aún nos queda una sorpresa más que no nos debemos perder. Aguas abajo de la presa, primero un carreterín y luego una senda nos conduce en un corto recorrido a un acebuchar singular (km 8,0). Se trata de una formación de acebuches u olivos silvestres que forma parte de los hábitats de Protección Especial de Castilla– La Mancha y que no hay que dejar de visitar. En cuanto a la fauna, grandes rapaces, cormoranes, garcillas, gaviotas y un sinfín de pequeños pájaros, merodean por todo este amplio espacio natural.