El Bercial

El Bercial

El Bercial pertenece al municipio de Alcolea, se ubica en el sector meridional de la Comarca de la Campana de Oropesa. Su situación privilegiada en el valle del Tajo ha favorecido el asentamiento de grupos humanos ya desde la Prehistoria, como queda de manifiesto en el cercano yacimiento de Puente Pino, en donde se ha hallado abundante industria lítica del periodo Achelense. No menos interesante es poblado celtibérico del Cerro de la Mesa, localizado al Este de la población; un asentamiento vettón, actualmente en fase de excavación, del que se ha exhumado parte del recinto murado y restos de edificaciones de planta ortogonal, propia de los pueblos prerromanos. Vinculado con la actividad ganadera de estos pueblos, se encuentran los Verracos geminados de la dehesa de El Bercial, escultura monolítica que representa a dos figuras zoomorfas.

Por último, mencionar los abundantes vestigios de época romana y visigoda, que viene a corroborar el gran potencial de este territorio en materia de patrimonio arqueológico.

Este pueblo es uno de los de más reciente fundación de cuantos conforman la comarca de la Campana de Oropesa; El Bercial fue fundado en pleno desarrollismo de la España de Franco, fruto de la reforma agraria y política de colonizaciones programadas a mediados del siglo XX. El Instituto Nacional de Colonización creaba, en 1951, la entidad local de El Bercial y ese mismo año empezaba a levantase el caserío, que estaba terminado en 1953. Para ello hubo que despropiar unas 2.000 Has. de tierra de las 5.000 que poseía la antigua Dehesa de El Bercial de los Frailes, situada en el término jurisdiccional de Alcolea de Tajo, propiedad de los Hermanos de San Juan de Dios desde el año 1939.

La finca fue adquirida por el Instituto Nacional de Colonización para resolver parcialmente el problema agro-social de paro planteado en el término de Alcolea de Tajo, mediante expropiación por causa de interés social acordada por Decreto de 25 de Noviembre de 1949. La expropiación provisional comenzó en el año agrícola 1950-51, en el que fueron instalados los colonos de secano, iniciándose los proyectos de transformación en regadío con aguas elevadas del Tajo, en una superficie de 324 Ha.

El trazado urbano responde a los tipos y módulos arquitectónicos propios que estableció el Régimen a través del Instituto Nacional de Colonización y que se repetirán en las diferentes construcciones de nueva planta: manzanas de trazado reticular con amplias calles, plazas, viviendas/tipo, edificios civiles y religiosos.