Azután

Azután

El municipio de Azután, se localiza al oeste de la provincia de Toledo, en la orilla izquierda del río Tajo. Administrativamente pertenece a la comarca de la Campana de Oropesa, aunque geográfica e históricamente se encuadra dentro de la comarca de La Jara Toledana. Las características naturales del mismo -zona de vega- con suficientes recursos hídricos, han condicionado favorablemente el asentamiento de grupos humanos desde la Prehistoria. Los vestigios más antiguos se remontan al Paleolítico, con restos de utensilios de piedra tallada localizados en la vega del río Tajo. Pero los elementos más significativos de su patrimonio arqueológico, corresponden a los periodos Neolítico y Calcolítico, destacando, sobre manera El Dólmen de Azután, que fue la primera de las evidencias megalíticas localizadas en el interior de la Meseta Sur. También se ha hallado industria lítica y cerámica del Bronce, en zonas del arroyo de la Andilucha y en la vega del río Tajo.

A la Edad de Hierro pertenece el Verraco del Rincón, pieza escultórica zoomorfa perteneciente a la denominada "cultura de los verracos", ubicado en la labranza del Rincón.

Hay constancia de asentamientos romanos en zonas de vega de los principales cursos de agua, como son el río Tajo y el arroyo de la Andilucha o Anguilucha.

Por último, mencionar la necrópolis visigoda del Cerro de las Sepulturas, situada en el extremo noroeste del término, a ambos lados la carretera CM-4100.

Partiendo de la presencia islámica en la zona, representado por el yacimiento de Las Jariegas, el origen del caserío de Azután surge a raíz de la reconquista cristiana de finales del siglo XI y consiguiente repoblación del territorio a lo largo de los siglos XII y XIII. Concretamente en 1135 se documenta la repoblación en los aledaños, al entregar Alfonso VII la Torre de"Borg al Sultan", a don Micael Mídez, en calidad de señorío. Éste tuvo una hija llamada Rama, la cual, al fallecer su padre, fue puesta bajo la tutela de la abadesa del Monasterio de San Clemente de Toledo. Por ello, al fallecer doña Rama, todas sus posesiones pasaron al Monasterio de San Clemente. El 7 de marzo de 1277 Alfonso X otorgó Carta-puebla por la que se creaba la villa de Azután, y permanecerá bajo el dominio del Monasterio de San Clemente hasta el siglo XIX, en que se abolieron los señoríos.

El casco urbano conserva algunas edificaciones de carácter popular de estilo neomudejar, muy interesantes, realizadas con fábrica mixta de ladrillo, adobe y cajas de mampuestos.