Por las amplias extensiones esteparias de Alcolea de Tajo

Por las amplias extensiones esteparias de Alcolea de Tajo

Atractivo itinerario, hábitat de las especies esteparias.

Desde la localidad de Alcolea de Tajo, tomamos la carretera asfaltada que se dirige a El Bercial. A la derecha se sitúa el paraje de las Datas del Concejo, donde hay una extracción de áridos, mientras, a la izquierda, se extiende un amplio olivar. Debemos ir pendientes, pues debemos coger a la izquierda la Cañada Real Leonesa Oriental que atraviesa la carretera (km 1,1). Se trata de un camino bien marcado que discurre por amplios campos despejados donde alternan los baldíos con los campos sembrados de cereal. Algunas retamas, hinojos y almendros muy dispersos; junqueras y los restos de antiguas labranzas abandonadas. En toda esta ruta podemos disfrutar de las aves ligadas a los ambientes esteparios, las cogujadas, totovías y alondras, junto a los aguiluchos cenizo y pálido y del pequeño y valioso cernícalo primilla.

También de la ganga ibérica, la ganga-ortega, incluso con suerte, podremos ver a la avutarda que, en poblaciones no demasiado numerosas, pueblan estos amplios escenarios. A nuestra derecha y siempre como telón de fondo, la sierra de la Estrella se despliega majestuosa.

Debemos ir pendientes pues la Cañada se bifurca en dos (km 2,8). La vía pecuaria prosigue por la izquierda, dirección hacia un huerto solar bien visible. El otro, el de la derecha, es el camino del Chamorral, que debemos tomar. Poco después llegamos a otro cruce (km 4,9), habiendo dejado poco antes y a nuestra derecha, las Casas del Chamorral, se trata de la carretera asfaltada que conduce al pueblo de El Bercial y que tomamos a la derecha, pasando por el arroyo Retamosa, lugar ideal para hacer una parada y disfrutar del paisaje junto a un largo pilón, un antiguo pozo y varias pilas de piedra, siendo evidente su utilidad hasta hace algunas décadas. Desde este punto, seguimos por la carretera asfaltada y, sin dejar la línea recta, enlazamos con otro camino (km 5,1) que seguimos hasta llegar a una bifurcación en ángulo recto (km 6,1) que tomamos a la izquierda para, en un corto trecho, llegar al abrevadero de La Solana (km 6,7) situado en un antiguo manadero utilizado desde muy antiguo como así lo atestigua la obra en piedra que data de 1884 y que tiene una extensión de más de 60 m con una sucesión de pilas primorosamente labradas.

A partir de aquí, seguimos el camino para llegar a otro cruce (km 7,2) que tomamos a la izquierda, dejando también a la izquierda una amplia edificación agropecuaria. Hay que ir pendientes, pues algo más adelante volvemos a conectar con el Camino del Chamorral (km 8,2), debemos tomarle a la derecha y, poco después, volver a girar a la izquierda ya junto a una moderna almazara de aceite (km 8,6). Desde este punto se divisa el poblado de el Bercial de San Rafael que merece una visita detallada (km 9,1) y donde podemos disfrutar de un doble verraco de piedra, testimonio de los antiguos pobladores vetones que habitaron la zona. Desde aquí, debemos tomar hacia la izquierda, por un carreterín asfaltado escoltado por árboles a ambos lados para llegar a la CM-4101 (km 11,5) final de la ruta.