Entre parcelas, cultivos y las “Tablillas” encharcadas de Azután

Entre parcelas, cultivos y las “Tablillas” encharcadas de Azután

Se trata de una las rutas de mayor importancia incluida en el LIC y la ZEPA Río Tajo en Castrejón e Islas de Malpica y Azután .

Accedemos a este municipio por la CM-4101 carretera Talavera a Puente del Arzobispo. Entramos en el pueblo por el acceso principal, justo donde se sitúa el cartel de cerámica, por la Avenida de San Miguel, hasta la Plaza Mayor, donde cogemos la Calle del Río hasta llegar a las pistas polideportivas, allí cruzamos la vía pecuaria y seguimos adelante sin desviarnos, para  tomar  el  Camino General Nº  4, dirección al Embalse de Azután.

El cruce con la vía pecuaria, será nuestro punto  de partida. Tomamos un carreterín asfaltado que discurre entre una extensa zona de huertas, con  diferentes tipos  de huertas y caminos cultivos, cereales,  alfalfa, frutales y otros, con algunos antiguos secaderos de tabaco. En este ecosistema de huertas y cultivos, podemos observar diferentes especies de aves ligadas al medio rural.

Arboledas y cultivos es habitual la estampa de los tractores arando y detrás la estela de numerosos grupos de cigüeñas, garcillas bueyeras, gaviotas, grajillas y lavanderas, afanándose por conseguir el alimento que les proporciona la tierra removida. Además, en primavera, abundan otras aves como abubillas, estorninos, trigueros, gorriones morunos y los aguiluchos laguneros realizando frecuentes incursiones de caza sobre los cultivos. En invierno caza también el esmerejón y las tablas de alfalfa hospedan avefrías, numerosos bandos de sisones invernantes y en los postes eléctricos se puede ver al elanio azul o común, escudriñando todo lo que le rodea. Es fácil que también visualicemos nutridos bandos de fringílidos (jilgueros y verdecillos) que buscan semillas entre las gramíneas. Tan divertida es la ruta que apenas nos daremos cuenta que estamos llegando a las “tablas” del embalse (km 4,8) que aparecen de improviso, a la izquierda.

Una vez allí, nos situamos en un punto de observación junto a un cartel que hace alusión al valor paisajístico y ecológico que el río Tajo ha transformado en un importante humedal. Aquí haremos una parada para observar este paisaje singular,  uno de los lugares con mayor valor ecológico de nuestra provincia, son las tablas de Azután. Un ecosistema artificial que se formó con las tierra que quedaron anegadas por la construcción del embalse y que hoy día constituyen un importante ecosistema palustre, con extensas tablas de carrizos, espadañas, masas de agua donde aún asoman los restos de viejas construcciones, acequias y árboles muertos.

Aquí en verano, pasta una excelente ganadería de vacas retintas que conviven con la fauna del lugar, capaces de nadar en busca de los nutritivos pastos del humedal. Al sur, un extenso prado con dos grandes moreras y un enorme eucalipto que hemos bautizado desde hace   tiempo  como   “árbol de   los   cormoranes”;   todo con el telón de fondo de las barrancas fluviales de Los Castillos que conforman un paisaje singular.

Desde este lugar podemos observar numerosas especies ligadas al medio acuático, como aguiluchos laguneros, calamones, varias especies de ánades,  fochas, somormujos, ánsares, garzas reales y garzas imperiales. Con un poco de suerte al atardecer vuela el esquivo avetoro y el avetorillo. En primavera es un placer escu- char aquí una excelente sinfonía entre carriceros y ruiseñores.

Proseguimos la ruta para llegar en un corto trecho a un camino que sale a la izquierda (km 5,5) junto a un espeso cañaveral, se trata del camino de la Carrera de la Yegua, que hay que seguir. Al llegar a una antigua noria, el camino se pierde, pero seguimos  río  abajo por la zona de servidumbre junto a los cultivos, donde tendremos la oportunidad de seguir descubriendo vistosos paisajes y más aves acuáticas, hasta llegar de nuevo a los extensos carrizales del embalse frente a las barrancas. Este último tramo discurre entre el humedal y los cultivos, siendo un lugar donde también habita la escasísima nutria. Finalmente haremos otra parada (km 7,0) para contemplar de nuevo el entorno y disfrutar de este lugar tan apacible, donde termina este interesante recorrido.